La mortalidad en pacientes con cáncer diagnosticados con COVID-19 ha ido disminuyendo a lo largo del tiempo

Imagen: Tumisu - Pixabay
CIBER | miércoles, 15 de diciembre de 2021

La mortalidad en pacientes con cáncer diagnosticados con COVID-19 ha mejorado en Europa. Esta evolución positiva estaría asociada, probablemente, a un diagnóstico más temprano, una mejor gestión y cambios dinámicos en la transmisión comunitaria del virus a lo largo del tiempo.

Estas son las principales conclusiones de un estudio que incluye datos de pacientes de 35 instituciones en 6 países (Reino Unido, Italia, España, Francia, Bélgica y Alemania), recopilados en el registro europeo OnCovid que reúne datos sobre personas que sufren cáncer sólido o hematológico y COVID-19. Los resultados de este trabajo, en el que ha participado Ramón Salazar Soler, investigador del CIBER de Cáncer (CIBERONC) y de la Fundación para la Investigación Biomédica de Córdoba (FIBICO), se han publicado recientemente en la revista JAMA Oncology.

Con el objetivo de contribuir a un mayor conocimiento acerca de si la gravedad y la mortalidad por COVID-19 entre los pacientes con cáncer han ido mejorando durante el curso de la pandemia, la investigación analizó datos de pacientes diagnosticados entre el 27 de febrero de 2020 y el 14 de febrero de 2021, con diagnóstico confirmado de infección por SARS-CoV-2 y antecedentes de cáncer sólido o hematológico.

De acuerdo a los investigadores, la reducción progresiva de la mortalidad aguda relacionada con COVID-19 a lo largo del tiempo probablemente sea multifactorial. Así, en el primer brote, se vio “una mayor proporción de pacientes mayores y pacientes con más comorbilidades, caracterizados por una tasa superior al 50% de COVID-19 complicado que conduce a una alta mortalidad”.

Otro hallazgo importante del estudio es la documentación de cambios significativos en la prescripción de terapias anti-COVID-19, luego de discusiones sobre su uso en pacientes con cáncer y la evidencia en evolución sobre la terapia específica de COVID-19 en general. "Las primeras fases de la pandemia estuvieron de hecho dominadas por la prescripción no autorizada de medicamentos en ausencia de evidencia clara de beneficio y la suspensión simultánea de terapias como los corticosteroides que eventualmente cambiarían la historia natural del COVID-19 grave", indica el documento publicado.

“Nuestros datos sugieren que los cambios en el manejo de COVID-19 se asociaron con la diseminación de evidencia de nivel I, con una desaparición completa en el uso de antipalúdicos y un uso más juicioso de antibióticos empíricos, antivirales y tocilizumab, reflejado por un aumento en la uso de terapia sistémica con corticosteroides para el tratamiento de COVID-19 grave”, explican los investigadores.

En este sentido, precisaron que estas tendencias son importantes para explicar la diferencia en la mortalidad y proponen que se debe realizar un tratamiento activo de COVID-19 en pacientes con cáncer.

A pesar de las limitaciones reconocidas, esta serie de casos proporciona un retrato contemporáneo importante de la evolución de los resultados de COVID-19 en pacientes con cáncer, destacando la importancia de las pruebas de SARS-CoV-2 generalizadas como una estrategia para facilitar el diagnóstico temprano de COVID-19 y mantener la vía terapéutica adecuada para los pacientes con cáncer a pesar de la amenaza constante de una pandemia mundial sin resolver.

Referencia del artículo

Time-Dependent COVID-19 Mortality in Patients With Cancer: An Updated Analysis of the OnCovid Registry.JAMA Oncol. 2021 Nov 24. doi: 10.1001/jamaoncol.2021.6199. Epub ahead of print. PMID: 34817562.