Realizan una validación técnica de secuenciación de nueva generación para el estudio de la EMR en el mieloma múltiple

Grupo de investigación del CIBERONC coordinado por Ramón García Sanz
CIBER | lunes, 8 de noviembre de 2021

Un estudio publicado en Archives of Pathology & Laboratory Medicine realiza una validación técnica interlaboratorio de una estrategia de secuenciación de nueva generación para la evaluación clonotípica y la monitorización de la enfermedad residual mínima en el mieloma múltiple.

El estudio ha sido coordinado por Ramón García Sanz jefe de grupo del CIBERONC en el Hospital Universitario de Salamanca y cuenta como primer firmante con Alejandro Medina también del mismo grupo de investigación.

La enfermedad mínima residual (EMR) hace referencia a la presencia de una pequeña fracción de células tumorales tras el tratamiento, indetectables mediante las técnicas convencionales, y que son responsables de las recaídas de la enfermedad. La presencia de EMR es actualmente uno de los parámetros más informativos para el paciente con mieloma múltiple (MM), dado que aquellos pacientes con EMR indetectable muestran una supervivencia mayor que aquellos pacientes en los que sí se detecta EMR. Actualmente, el grupo internacional de mieloma (IMWG) recomienda el empleo de la citometría de flujo de nueva generación (NGF) desarrollada por el grupo EuroFlow o la secuenciación de nueva generación (NGS) empleando la estrategia de ClonoSEQ para la detección de EMR. Por tanto, validar nuevas estrategias permitiría ampliar las opciones disponibles para el estudio de EMR y probablemente aportaría ventajas adicionales.

Por ello, los investigadoredes decidieron realizar una validación técnica de LymphoTrack en 101 pacientes con MM al diagnóstico, y compararon su utilidad para la caracterización de clonotipos patológicos frente a la secuenciación Sanger. Durante el seguimiento, caracterizaron el límite de cuantificación, la linearidad y la reproducibilidad inter-laboratorio mediante un estudio paralelo en colaboración con investigadores de Invivoscribe en San Diego (CA, USA).

"La aplicabilidad de las técnicas de Sanger y NGS para la detección del reordenamiento clonotípico fue similar, 99% y 100% respectivamente. La concordancia entre las dos técnicas fue muy elevada, pero además, la NGS facilitó la detección de clonotipos en muestras con elevado fondo policlonal o intiltración reducida" afirman los investigadores.

En el estudio paralelo de EMR por NGS la reproducibilidad inter-laboratorio fue del 85.4%, con una correlación elevada (R2 = 0.869) entre centros y una mediana de sensibilidad de 10-5. Al comparar los resultados de NGS obtenidos en ambos centros con la NGF, se mantuvo una elevada correlación (R2 > 0.800 en todos los casos), a pesar de que el análisis por NGF alcanzó sensibilidades superiores a la NGS, debido al empleo de aproximadamente 100 veces más cantidad de células totales para el análisis. A pesar de ello, la utilidad clínica de NGS y NGF fue similar cuando se valoró la supervivencia de los casos en los que se logró alcanzar una sensibilidad mínima de 10-5 con ambas técnicas.

Los resultados obtenidos en el presente trabajo apoyan la utilización de paneles de NGS para la detección de clonalidad en MM. Por otro lado, aunque el uso de la NGF permitió alcanzar una sensibilidad superior a la conseguida con NGS, la capacidad para detectar EMR fue similar para ambas técnicas.

"En conclusión, la estrategia alternativa de NGS evaluada es útil para la identificación del reordenamiento clonotípico al diagnóstico y la detección de EMR, con resultados comparables a las técnicas estándar", concluyen los investigadores

Referencia del artículo

Interlaboratory Analytical Validation of a Next-Generation Sequencing Strategy for Clonotypic Assessment and Minimal Residual Disease Monitoring in Multiple Myeloma doi: 10.5858/arpa.2021-0088-OA