Un estudio propone la detección y pronóstico del cáncer de páncreas a través de un análisis de sangre

Julie Earl, Emma Barreto, Marien Castillo y Alfredo Carrato
IRYCIS/CIBER | martes, 25 de mayo de 2021

Julie Earl, Emma Barreto y Marien Castillo  -pertenecientes al grupo del CIBERONC liderado por Alfredo Carrato en el Hospital Ramón y Cajal- son las autoras principales de un trabajo publicado recientemente en la prestigiosa revista Cancers que propone la detección y pronóstico del cáncer de páncreas a través de un análisis de sangre. En el estudio tambien ha colaborado Núria Malats, jefa de grupo del CIBERONC en el CNIO.

Adenocarcinoma ductal de páncreas (PDAC), uno de los cánceres más agresivos

El adenocarcinoma ductal de páncreas (PDAC) presenta muchos desafíos en la clínica y hay muchas áreas para mejorar en el diagnóstico y el manejo de los pacientes, los cuales son tratados por igual en la clínica con agentes citotóxicos. Se trata de uno de los cánceres más agresivos, siendo su tasa de supervivencia a cinco años de alrededor del 7,2%, ya que la mayoría de los pacientes presentan una enfermedad avanzada en el momento del diagnóstico que es resistente al tratamiento. Aproximadamente el 10-15% de los casos de PDAC tienen una base hereditaria o cáncer de páncreas familiar (CPF).

ADN circulante en plasma, un biomarcador pronóstico en PDAC

Con estos antecedentes los autores del trabajo han estudiado el ADN circulante en plasma como un biomarcador pronóstico en PDAC, ya que su detección es posible mediante un análisis de sangre (técnica conocida como biopsia líquida), confirmando que sus niveles son mayores en pacientes con PDAC, además de correlacionar con el estado de la enfermedad, estadio y supervivencia. Además, han mostrado por primera vez a través de BEAMing que la mayoría de los casos de PDAC hereditarios o familiares (alrededor del 84%) son negativos para una mutación somática de KRAS. Además, los casos negativos de mutación de KRAS albergan mutaciones somáticas en genes potencialmente farmacológicos como KIT, PDGFR, MET, BRAF y PIK3CA que podrían explotarse en la clínica. Por último, los casos familiares o hereditarios tienen una supervivencia global más prolongada en comparación con los casos esporádicos (10,2 frente a 21,7 meses, respectivamente).

"Dada la dificultad para obtener muestras de tejido para el estudio del cáncer de páncreas, el resultado supone un avance importante para diagnosticar este tipo de cáncer de una forma poco invasiva, además de poder clasificar a nivel genético cada tumor para así poder aplicar un tratamiento más personalizado en cada caso, y pronosticar su evolución", asegura el coordinador  del estudio Alfredo Carrato.

  Este trabajo ha sido financiado por 4 ayudas consecutivas de la Acción Estratégica en Salud del ISCIII. Además este resultado se engloba dentro del proyecto “A Multifaceted Approach to Target Pancreatic Cancer” coordinado por Mariano Barbacid desde el CNIO, que permanecerá activo hasta marzo de 2022 y que está apoyado desde 2016 con una Ayuda Grupos Coordinados AECC, que fomenta el trabajo colaborativo entre investigadores e investigadoras con distintos perfiles pero que persiguen un fin común.

Referencia del artículo:

Somatic Mutation Profiling in the Liquid Biopsy and Clinical Analysis of Hereditary and Familial Pancreatic Cancer Cases Reveals KRAS Negativity and a Longer Overall Survival

DOI: 10.3390/cancers13071612